Posibles averías que se pueden encontrar con la lavadora a presión o hidrolimpiadora

07/05/2024

Averias Hidrolimpiadoras que comprobar primero, cuando presenta cambios bruscos de presión
El electrodoméstico imprescindible para la limpieza de objetos, superficies y vehículos es sin duda la lavadora a presión. Fácil de usar y manejable, puede utilizarse para higienizar y eliminar la suciedad más difícil, de forma fácil e inmediata. Ideal para uso profesional o doméstico, las lavadoras a presión tienen una estructura sólida y resistente y están fabricados con materiales de alta calidad que garantizan una larga vida y uso continuo.

Guía para elegir la lavadora a presión adecuada

Antes de comprar una lavadora a presión, es necesario evaluar algunos factores esenciales para tomar la decisión correcta y estar seguro de que ha adquirido un producto que se adapta a sus necesidades. Si necesita limpiar muebles de jardín o el piso de un vehículo o garaje, un modelo con al menos 110 bar de presión; si por el contrario necesitas limpiar superficies más grandes, necesitas de 140 bar a 160 bar.

También es importante elegir un modelo con una buen rango porque cuanto mayor sea la cantidad de agua que una lavadora a presión es capaz de entregar en una hora, mayor será el rendimiento y mejores los resultados finales.

Los factores determinantes para elegir la mejor lavadora a presión para usted son la capacidad del tanque la temperatura que puede alcanzar el agua, el diseño, el peso y las dimensiones de la maquinaria. Asegúrate de que el producto que estás por comprar tenga certificaciones y garantías para que puedas reemplazarlo en caso de que tengas un modelo defectuoso.

Posibles fallos y problemas

Si bien las hidrolavadoras son aparatos resistentes y duraderos, fabricados con excelentes materiales, pueden tener diversos defectos y problemas. Veámoslos en detalle.

Uno de los problemas más comunes es que la hidrolavadora no arranca, y esto puede suceder inmediatamente después de la compra o después de un tiempo. A veces también puede suceder que la lavadora a presión ya no arranque después de haber estado parada y sin usar durante un largo período. En este caso es posible que la válvula de cierre total y las válvulas de impulsión de aspiración tengan cal u óxido. La única forma de resolver este problema es llevar la máquina a servicio.

Otro problema bastante común es que la lavadora a presión no tiene presión, por motivos que pueden estar relacionados con la potencia o el chorro de agua. Por lo tanto, se recomienda limpiar el filtro de agua y verificar que la lanza no esté en la posición de baja presión o que el grifo esté cerrado.

La hidrolavadora pierde agua es un problema encontrado numerosas veces. La pérdida de agua puede ocurrir durante el uso sin afectar su funcionamiento. De hecho, si la máquina funciona correctamente aunque pierda agua, es necesario asegurarse de que el accesorio de entrada esté intacto y equipado con juntas de goma. Luego habrá que volver a enroscarlo y apretarlo bien. En algunos casos será suficiente reemplazar el tanque u otros accesorios.

Problemas para encender y apagar

Entre los diversos problemas, también puede ocurrir que la lavadora a presión se apaga sola durante el uso, porque la tobera del Lancia podría estar sucia. Limpiarlo a fondo solucionará este problema. Si, por el contrario, está utilizando un cable de extensión eléctrica, debe verificar que encaje fácilmente en el enchufe. De lo contrario, puede utilizar adaptadores.
Cuando la hidrolavadora enciende y apaga y luego no vuelve a encender es evidente que algo anda mal. Antes de contactar con el técnico, puede comprobar si sale agua por la lanza incluso con la máquina apagada. Si el agua no sale, significa que la boquilla está completamente obstruida y no enciende la máquina. Una vez limpia la boquilla, la lavadora a presión debería volver a funcionar sin problemas.
Algunas veces la lavadora a presión se enciende y se apaga continuamente, tanto durante el uso como durante el no uso. Este problema puede depender de que haya una fuga en la pistola o en la manguera de alta presión o que esté defectuoso el componente que señala la apertura de la pistola. Otras veces en cambio la lavadora a presión se apaga después de solo una hora de trabajo. Si esto sucede, probablemente se deba a que la fuente de alimentación de su hogar no es suficiente. Entonces, cuando tenga que usar la lavadora a presión, debe mantener todos los demás electrodomésticos apagados..

La lavadora a presión puede apagarse incluso durante un uso prolongado, porque se ha activado la protección térmica que protege el motor. Una vez que se haya enfriado, puede continuar usando la lavadora a presión.

Si, por el contrario, la hidrolavadora no se apaga es necesario verificar que la pistola esté bien cerrada o sustituir la pistola y verificar que no haya pérdidas de agua en la manguera y en la bomba.

Problemas con el motor

Muchas veces sucede que la hidrolavadora sigue funcionando aunque el motor baja y sube de revoluciones intermitentemente. Para solucionar este problema bastará con sustituir la bujía y la gasolina del depósito y hacer limpiar el carburador. El motor huele a quemado incluso cuando la lavadora a presión es nueva. Esto puede deberse a la pintura, quizás demasiado excesiva, presente en el devanado del motor que se está desgastando. Si el olor a quemado persiste incluso después de 10-15 minutos desde el encendido, se recomienda detener la máquina y contactar con la asistencia.. El motor de la lavadora a presión puede hacer mucho ruido. tanto cuando está en stand-by como cuando está en funcionamiento. En este segundo caso, el ruido podría ser causado por una posible obstrucción del conducto de admisión o por cojinetes del impulsor desgastados.

fallos de la bomba

Como muchos saben, uno de los principales componentes de la hidrolavadora es sin duda la bomba de agua de alta presion. Según el modelo de hidrolimpiadora que tengas, ya sea con agua fría o agua caliente, ya sea para uso profesional o doméstico, existen varios tipos de bombas, cada una con unas características particulares. Las bombas de una lavadora a presión, así como el motor, también pueden ser propensas a fallos y mal funcionamiento. Entre los más comunes, está el problema de que la bomba, al girar, no alcanza la presión deseada. Esto se debe a varias razones, entre ellas: baja velocidad de rotación, suministro de agua insuficiente y boquillas y sellos desgastados. Para solucionar este problema, simplemente reemplace la boquilla, limpie el filtro o reemplácelo con uno de tamaño adecuado, reemplace las juntas y calibre la válvula correctamente.

Si, por el contrario, hay cuerpos extraños en las válvulas y la temperatura del agua de entrada es especialmente alta, Es posible que la bomba va bajo presión pero con fuertes vibraciones. El remedio más simple para este problema es reemplazar las válvulas y los sellos, si están desgastados, y disminuir la temperatura del agua.

Si, por el contrario, los cojinetes están desgastados y hay problemas con el acoplamiento bomba-motor, la bomba será particularmente ruidosa. Para remediar este problema, basta con sustituir los rodamientos y comprobar el estado de la junta elástica y la polea.

Otros posibles fallos

Además de los fallos de funcionamiento del motor y la bomba y los diversos problemas de encendido y apagado, pueden surgir muchos otros problemas en una lavadora a presión. A menudo se ha encontrado un problema con respecto a los tubos de suministro del chorro, que vibran considerablemente. Esta vibración inusual puede ser causada por la entrada de aire o, más probablemente, por un cuerpo extraño en la válvula, que eliminado solucionaría el problema. Otras veces puede pasar que no llega agua a la lanza, incluso si la bomba está funcionando. Las causas de este mal funcionamiento pueden ser la presencia de aire en el interior del circuito de agua, la obstrucción de la boquilla de la lanza, el bloqueo de la válvula de aspiración de la bomba o la apertura del grifo de aspiración del detergente. Los remedios para solucionar este problema son purgar el circuito, quitar el pájaro lanza y limpiarlo, cerrar el grifo de aspiración y llenar el depósito de detergente.

Además, pueden surgir problemas que sean de su propio interés. el tanque de detergente. Entre los varios modelos de lavadoras a presión, hay, de hecho, aquellas equipadas con un tanque para el detergente, espacioso y práctico que simplifica la aplicación de productos de limpieza. Puede suceder, por ejemplo, que la lavadora a presión ya no pueda aspirar el detergente. Teniendo en cuenta que la succión ocurre solo con baja presión, verifique que su máquina no esté usando una presión muy alta y luego coloque la lanza en baja presión. Posteriormente, ajuste la cantidad de detergente mediante una válvula especial y limpie el filtro de la tubería de aspiración.

Finalmente, entre las posibles fallos de una lavadora a presión están las relacionadas con quemadores diesel, que a menudo están equipados con una turbina que empuja los gases hacia la caldera. Los daños en los quemadores de gasoil se deben, en la mayoría de los casos, a contactos oxidados y caída de tensión en el transformador, además de la mala calidad de los materiales utilizados y el uso prolongado en el tiempo.

Cualquiera que sea el problema que tenga con su lavadora a presión, siempre le recomendamos que lea atentamente las instrucciones y, si no es posible solucionar la falla usted mismo, llame a un técnico o envíe su máquina para obtener asistencia.

Ranking de los Mejores Productos

Averias Hidrolimpiadoras que comprobar primero, cuando presenta cambios bruscos de presión

Subir

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación, si continua en navegando consideramos que acepta su uso.